Noticias y Eventos

Las etiquetas de Checkpoint Systems se sitúan a la cabeza en innovación según TÜV Rheinland

noviembre 15, 2016

El estudio realizado por TÜV Rheinland, comparó 30 tipos diferentes de etiquetas de radiofrecuencia fabricadas por Checkpoint y por los principales fabricantes y proveedores del mercado, comprobando que el rendimiento de las etiquetas RF de Checkpoint Systems se sitúa claramente por encima de las etiquetas de la competencia.

El rendimiento de las etiquetas antihurto de Checkpoint Systems, proveedor mundial de soluciones para la disponibilidad de la mercancía en el sector retail, se sitúa por encima de los productos de la competencia en la mayoría de parámetros verificados recientemente por TÜV Rheinland, proveedor global de servicios técnicos, de seguridad y certificación.

El estudio comparó 30 etiquetas de radiofrecuencia de diferentes tamaños producidas por Checkpoint Systems y los principales fabricantes y proveedores del mercado y analizó distintos parámetros para evaluar su calidad.

Aunque tradicionalmente la capacidad de detección es el principal aspecto que ha tenido en cuenta el minorista, el estudio también ha comparado otros indicadores clave de rendimiento como la desactivación y la reactivación, que afectan al entorno de la tienda, a la experiencia de compra y, por lo tanto, al retorno de la inversión.

Mayor detección

Ante la necesidad de proteger un abanico cada vez más amplio de productos, el desarrollo de etiquetas más pequeñas capaces de ofrecer una capacidad de detección similar a la de etiquetas estándar se ha convertido en una prioridad para los minoristas.

El test de TÜV Rheinland revela que las etiquetas 4×4 de Checkpoint son las que presentan un mayor nivel de detección. El estudio también concluye que las etiquetas redondas de 33 mm de Checkpoint ofrecen la misma capacidad de detección que las redondas de 40 mm fabricadas por sus competidores. Las etiquetas de Checkpoint, más pequeñas y potentes, ocupan menos espacio visible en el embalaje del producto, asegurando que la marca no quede escondida y que tampoco se oculte la información relevante para el consumidor.

Mejorar el proceso de pago

Un pago rápido y preciso y una desactivación al primer intento son cruciales para reducir al mínimo el número de falsas alarmas en la salida de la tienda y, de esta manera, mejorar la satisfacción del cliente.

Parte de la investigación de TÜV Rheinland se centró en examinar la facilidad con que las etiquetas podían ser desactivadas en la caja de cobro. Al desactivar las etiquetas de radiofrecuencia de forma rápida, los empleados ofrecen una mayor velocidad en el proceso de cobro. En cambio, los errores de desactivación desconciertan a los compradores y limitan la eficiencia de las alarmas, lo que genera un impacto negativo en la inversión realizada para prevenir la pérdida desconocida.

Los resultados de la prueba revelan que el top 5 de las etiquetas más consistentes en cuanto a desactivación está ocupado por Checkpoint, mientras que en el top 10 solo están presentes dos productos de la competencia.

Minimizando el riesgo de reactivación

Las etiquetas reactivadas pueden provocar dos tipos de problemas en tienda. En primer lugar, cuando los consumidores llevan consigo artículos etiquetados comprados en otro establecimiento, lo que produce alarmas por la llamada “contaminación de la etiqueta” y, en segundo lugar,  cuando las etiquetas se reactivan entre el punto de cobro y la  salida.

Para analizar este parámetro, TÜV Rheinland simuló dos formas diferentes de reactivación (estática y dinámica) con el objetivo de imitar escenarios de la vida real. La reactivación estática se produce de forma espontánea, mientras que en la dinámica las etiquetas se reactivan cuando el comprador utiliza el producto. Cuanto más bajas sean las tasas de reactivación, mejor será la experiencia del comprador al minimizarse las alarmas innecesarias.

Checkpoint ha demostrado tener la tasa de reactivación más baja de la industria, según la prueba estática. En el caso de la prueba dinámica, solo un producto de la competencia ha logrado una tasa de reactivación inferior al 0,5%, mientras que en el caso de Checkpoint han sido seis productos.

Resulta alarmante que más de la mitad de las muestras analizadas hayan demostrado tener una tasa de reactivación de más del 4% en la prueba dinámica. Teniendo en cuenta que se venden más de 6.000 millones de etiquetas RF en todo el mundo, esto revela un problema potencialmente enorme de contaminación por etiquetas a nivel global.

Asegurar el éxito de etiquetado en origen

Para aquellos minoristas o fabricantes que han implementado un programa de etiquetado en origen que implica la aplicación automática de etiquetas, la confianza en la capacidad de la etiqueta RF para soportar el proceso de aplicación es esencial. Sin embargo, por lo general no realizan los controles necesarios para vigilar el impacto que este proceso tiene sobre las etiquetas.

El estudio revela que hasta un 10% de las etiquetas de la competencia quedan desactivadas durante el proceso de aplicación debido a las descargas electroestáticas, además de las etiquetas que no funcionaban  que se encontraron en los rollos de etiquetas.

Después de varias pruebas exhaustivas, ninguna de las etiquetas de Checkpoint dejó de funcionar tras el proceso de aplicación automática. Solamente un competidor alcanzó estos registros.

Es recomendable que los minoristas utilicen únicamente etiquetas fiables a la hora de implementar programas de etiquetado en origen, para asegurarse de que su inversión responda adecuadamente en el punto de venta.

Añadiendo valor a las operaciones minoristas

El retailer pone el foco en detectar los factores de riesgo en su tienda. Los datos demuestran que los productos de Checkpoint minimizan estos focos conflictivos, lo que maximiza la eficiencia en tienda y el retorno de la inversión. La pérdida desconocida va en aumento en la mayoría de países y mercados verticales y, pese a ello, la inversión en prevención de pérdidas se ha reducido en muchos de ellos. Por esta razón, es más importante que nunca para los minoristas asegurarse de que reciben la mejor relación calidad-precio.

La investigación confirma que las etiquetas de Checkpoint añaden un valor significativo a las operaciones de los minoristas mediante la mejora de la experiencia de compra y de la eficiencia operativa, aparte de la reducción de pérdidas.